BLOG
El diamante más caro del mundo: los quilates tienen un precio

Los diamantes han sido, desde siempre, un objeto de fascinación. No en vano, el diamante es la piedra preciosa más valiosa del mundo, especialmente por su rareza, belleza y espectacular valor. Eso sí, en algunos casos, los diamantes tienen un tamaño, historia o singularidad que los convierte en mucho más que meros objetos de lujo o joyas especiales.

Algunos diamantes baten récords en las subastas por su precio. A veces por su sorprendentes tamaño, otras por su exquisita rareza, otras por la historia detrás de la piedra, se cuelan en la lista de los diamantes más caros del mundo.

El diamante es el mineral más duro de la Tierra, y esto es debido a la distribución y composición única de sus átomos de carbono. La mayoría de los diamantes se encuentran en rocas volcánicas como la lamproíta y la kimberlita.

El diamante más caro del mundo: el “Pink Star” bate récords

Los diamantes representan desde la antigüedad riqueza, belleza y un cierto estatus. Se utiliza sobre todo en joyería, como piedra preciosa o gema. Se encuentran, en general, en forma de octaedros y rombododecaedros para vestir a imponentes anillos y solitarios. 

Podemos encontrarlos en infinidad de colores, desde negro hasta transparente, pasando por amarillos, rosas o azules. Aunque los más utilizados en joyas son los incoloros o los de color azul claro. Por su rareza, los diamantes rojos, naranjas, verdes y morados son los más valiosos y por tanto los más caros. 

Ya lo hemos comentado, el diamante es el material más duro que conocemos. Su dureza alcanza el máximo en la Escala de Mohs, puesto que no alcanza ningún otro material descubierto. Esto ayuda a que los cantos de los diamantes puedan ser tallados perfectamente planos y son totalmente resistentes a las rayas y marcas. 

Por todo esto, se trata de un mineral que puede alcanzar unos precios para muchos prohibitivos. Y es que en la actualidad, el diamante más caro del mundo fue vendido por el enorme precio de 71,2 millones de dólares, unos 64,5 millones de euros. El ‘Pink Star’, un diamante de 59,60 quilates de color rosa y forma ovalada de 2,69 por 2,06 centímetros no tiene ninguna impureza. 

Esta estrella rosa fue encontrada en África en 1999, dentro de una gran piedra en bruto de 132,5 quilates. Esto hizo que tardaran más de dos años en cortar y pulir la pieza final. 

Antes de salir a subasta, el diamante más caro del mundo se expuso en museos de todo el mundo, como el mítico Museo de Historia Natural de Londres. La subasta del anillo más caro del mundo se realizó en la prestigiosa casa Sotheby’s de Hong Kong en 2017, y finalmente fueron tres los compradores que se disputaron la joya. Pujaron hasta la cifra de 71,2 millones de dólares, un récord en el mundo de las subastas de joyas, convirtiéndolo en el diamante más caro del mundo jamás vendido.  Fue una subasta rápida, el Pink Star se vendió en menos de diez minutos. 

Los diamantes más caros del mundo no están a la venta

Como decía Marilyn Monroe, los diamantes son los mejores amigos de una mujer, sin embargo, algunos diamantes son tan valiosos que no están a la venta. Por eso, se exponen en museos y colecciones o incluso pertenecen a las grandes monarquías europeas. 

El diamante Cullinan I supera los 530 quilates, está tasado en 337 millones de euros y se encuentra incrustado en el Cetro de la Cruz de la Corona Británica. Por su parte, el Beers Centenary Diamond, que viene de la misma mina de donde salió el Cullinan, tiene un peso de 273,85 quilates y es completamente incoloro. Tiene la mayor calidad y pureza que puede tener un diamante y su valor aproximado es de 84,2 millones de euros.

Otro diamante con historia, el Hope, fue parte de la Corona Francesa en el siglo XVIII. Después de la revolución francesa, llegó a manos del rey Jorge IV, de la Corona Británica. Pasó tras esto a la familia Hope, de donde viene su nombre. De color azul, 45,5 quilates y un valor de 250 millones de euros, se dice que el diamante Hope tiene una maldición que recae en todos sus dueños. Después de sus peripecias por el mundo, se encuentra actualmente en el Museo Nacional de Historia Natural de la Institución Smithsoniana.

Además, se sabe que existen en el mundo diamantes de enorme valor que fácilmente podrían batir los récords de los diamantes más caros del mundo, pero todavía no se les ha otorgado ese valor comercial.

La joyería y otros usos de los diamantes

Como ya sabes, la industria de la joyería es la que más uso da a los diamantes. Son extraídos, tallados y engarzados para coronar algunas joyas, como collares, pendientes, o la más común, los anillos.

Pero también tiene un gran valor para el sector industrial, una vez más, debido a su dureza. Es perfecto para tareas de corte, perforación, lijado y pulido. Además, recientemente se ha avanzado en su uso en la industria electrónica a través de los microchips.

Nuestras últimas publicaciones