Oro comestible, la joyería de la alta cocina

oro comestible de Oro Gema

El oro ha sido utilizado en la gastronomía desde los tiempos del antiguo Egipto. A lo largo de los siglos se le han atribuido un sinfín de propiedades afrodisíacas y medicinales; de hecho, los monjes taoístas ya creían que el oro comestible podía ayudarlos a alcanzar la vida eterna.

Y todo esto está sumado al símbolo de riqueza, estatus y poder que ha otorgado el oro a lo largo de la Historia.  

Lo cierto es que su presencia en la cocina no es nueva, y su valor culinario es ornamental. En la actualidad podemos considerarlo como una extravagancia presente en restaurantes de lujo; el precio de los platos, postres y repostería con oro comestible alcanza niveles astronómicos.

Hoy queremos hablarte del oro comestible, un ingrediente de lujo que está presente en la alta cocina. Te contaremos cómo se obtiene y veremos algunos ejemplos de la gastronomía que incluye el oro comestible en sus creaciones.

¿Qué es el oro comestible?

El oro comestible es el mismo metal precioso que utilizamos en joyería, pero en su estado más puro. No tiene sabor ni olor y, puesto que es muy blando, se utiliza en la alta cocina para realzar la estética de diferentes preparaciones.

Para su uso gastronómico el oro está disponible en finas láminas, hojuelas o polvo; de esta manera los chefs pueden elegir cómo quieren aplicarlo en sus platos más refinados.

En la restauración de alto nivel lo puedes encontrar con frecuencia en postres, chocolates y bebidas; sin embargo, muchos chefs también lo incluyen en la elaboración de otros platos como sushi o ensaladas, entre otros muchos. 

Pero no queda ahí; la creatividad de los profesionales de la cocina, también los ha llevado a diseñar versiones lujosas de las diferentes formas de comida rápida.

oro comestible - oro gema

¿Cómo se hace el oro comestible?

La obtención del oro comestible 24K es un proceso laborioso que requiere destreza y delicadeza. Para conseguirlo, es necesario llevar a cabo varios pasos.

En primer lugar se funden las pepitas de oro a una temperatura muy elevada, alrededor de 1.200º; una vez fundido el metal se pasa a un molde para formar un lingote.

El lingote a su vez se somete a un proceso de aplanado, que consiste en hacer pasar el dorado metal por diferentes rodillos hasta obtener una delgada lámina de oro

Esta lámina se corta en cuadrados para continuar con el siguiente tratamiento, llamado batido.El batido es un proceso en el que las láminas se afinan aún más, hasta obtener el pan de oro, una finísima película que suele tener un grosor de unas 0,125 micras

Dado que las láminas que se obtienen son muy delgadas, el último paso de recorte y empaquetado necesita manos más expertas y mucha paciencia, pues se trata de un trabajo minucioso que requiere de gran precisión.

A partir de las láminas de oro comestible se obtienen hojuelas o polvo muy fino; cada chef elige cuál es la presentación más apropiada para sus diferentes creaciones, en las que da rienda suelta a sus ideas como si se tratase de una obra de arte.

El oro comestible en la alta cocina contemporánea, un lujo para pocos

El oro comestible 24K es un ingrediente muy utilizado en gastronomía gourmet como decoración de platos y postres. Por ejemplo, en India las láminas de oro comestible son un recurso frecuente en la elaboración de lujosos pasteles de boda.

Además, el polvo de oro comestible y las hojuelas están presentes en ciertas bebidas de lujo, algo que les confieren un brillo especial. Y también vemos este prodigioso ingrediente en costosas presentaciones de helados y postres.

Lo cierto es que el oro comestible es una tendencia en aumento en la alta cocina, en la que se dedica especial atención a la presentación de los platos. En los restaurantes de lujo se utiliza en una gran variedad de ensaladas, sushi, carnes y demás elaboraciones.

En Abu Dhabi, ciudad que destaca por su elevado poder adquisitivo, en algunos hoteles puedes disfrutar de un rico capuchino adornado con escamas de oro.  

En la lista de comidas más caras puedes ver una hamburguesa del Chef Diego Buik elaborada con exóticos ingredientes y pan cubierto con lámina de oro de 24 kilates, por un precio de alrededor de 1.600 euros.

Por supuesto, la pizza no podía quedar fuera; por 4.000 euros podrás deleitarte con la receta del Chef Domenico Crolla, que tiene entre sus ingredientes, además de hojuelas de oro, salmón, venado, caviar, langosta y champagne.

Y qué decir del popular Kebab; la versión que ofrece el Chef Andy Bates, una extravagancia elaborada con pan de pita infusionado con azafrán, pimientos de la variedad Scotch Bonnet, oro comestible, yogur de pepino y cordero de los Pirineos cuesta cerca de 1.200 euros.

Si vas a Filipinas podrás comer sushi envuelto en papel de oro comestible y decorado con diamantes. Su precio es de unos 1.700 euros.

Símbolo de poder y estatus social

El oro ha sido considerado como un símbolo de riqueza y poder desde la antigüedad. Pocas personas escapan al poder de seducción de este metal precioso, presente en casi todas las culturas alrededor del mundo.

La cocina gourmet, con sus creaciones cada vez más ambiciosas y espectaculares, no podía quedarse atrás. El oro comestible es un recurso culinario que está entre los favoritos de los clientes que pueden permitirse el lujo de pagar los elevados precios de esta oferta gastronómica del más alto nivel.

¿Te gusta el oro comestible?

Todo es cuestión de gustos. Como ves, la joyería también está presente en las elaboraciones culinarias más extravagantes, dentro de la alta cocina.

Nosotros, en Subastas Gema preferimos el oro en hermosas piezas de joyería y monedas de colección que perduran en el tiempo. Si estás pensando comprar o vender joyas puedes consultarnos sin compromiso.

Nuestra larga trayectoria en el mercado pone a tu servicio toda la experiencia de nuestros profesionales; ellos están dispuestos a aclarar tus dudas y a ofrecerte los mejores precios del mercado tanto para adquirir una pieza como para vender las tuyas.

Realizamos todas las transacciones inspirados en nuestros valores de seriedad, confianza, tradición y profesionalidad para ofrecerte seguridad, tranquilidad y el trato que mereces.

Visítanos en nuestro establecimiento de la Calle La Paz 17 en Valencia, o envíanos un mail a info@subastasgema.com con tus dudas o preguntas. Estamos encantados de ayudarte.